Galería de Editoriales



Editorial de
Macedonia 8



Si me preguntan cuál es el número más especial de todos los que hemos hecho, no sabría muy bien qué contestar ya que todos guardan algún tipo de dificultad, anécdota o situación que les confiere un carácter o personalidad individual. Sin embargo, este número que tienes delante de ti, reúne la mayor cantidad de problemas, dificultades, carreras en la maquetación y, curiosamente, satisfacciones.

Las dificultades y situaciones menos agradables, han venido por el hecho de tener que tomar decisiones que han afectado a la estructura interna y en las que hemos tenido que demostrarnos a nosotros mismos que la revista como grupo, como "entidad", es lo que verdaderamente nos une y, por eso, hemos de ponerla en el primer lugar a la hora de tomar decisiones. Os confieso, que esa ha sido la lección más importante que he aprendido en la creación de este número. El trabajar en equipo es algo maravilloso al comienzo porque todos tenemos grandes ilusiones y nos comprometemos con el trabajo duro sin dudar si quiera un instante. Sin embargo, cuando llega la hora de la verdad y hay que dar la talla en tus cargos respectivos, es cuando de verdad se mide la calidad y el buen funcionamiento del equipo en global. De poco vale tener un 80% del equipo funcionando "a toda máquina" si un 20% va despacio, a disgusto, o sin motivación alguna. Por muy grande y poderosa que sea la fuerza que imprima ese 80%, siempre sucumbirá a menos que se tomen las medidas más "severas".

Y éstas dificultades, no sólo han ocurrido durante la elaboración de este número, sino al final del mismo. Muchas veces me he preguntado si toda esta seriedad y "rigidez" que el equipo de dirección y coordinación nos imprimimos será bueno. Es decir, Macedonia no tiene ningún tipo de pretensión comercial, es algo verdaderamente altruista (¿veis algún anuncio por aquí?) y sin embargo, llevamos un ritmo realmente endiablado. ¿Merece la pena?. ¿No sería más fácil ir más relajados, hacer menos cosas, tirar la toalla cuando aparecen dificultades o refugiarse en el pensar para sí mismo "¡bah!, qué más da, si total no lo van a notar y, además, tampoco generamos miles de visitas"?. Personalmente aborrezco ese tipo de actitud a la hora de hacer las cosas. Creo que una de las metas que nos hemos impuesto siempre en este equipo, ha sido la de hacer todo lo mejor que hemos podido. Y, aunque este número y los venideros seguirán teniendo multitud de imperfecciones, estad por seguros que habremos hecho todo lo posible por evitarlas porque habremos dado lo mejor de nosotros mismos.

De todas formas, todos los problemas surgidos han tenido un final feliz. Quizás, gracias a todos estos "malos rollos" pasajeros, nos hayamos conocido mejor.

Pero este número también es un número de grandes, grandísimas, satisfacciones para todos los que, de verdad, nos identificamos con ésta publicación. Ya tenemos listo el Off Line. Eso significa mucho chicos. Detrás del Off Line están condensadas ingentes cantidades de tiempo de programación, diseño, maquetación, arreglos y coordinación. El Off Line es, simplemente, lo más importante que se ha hecho en Macedonia. La editorial del visor contiene un buen montón de ideas entorno a lo que es y ha sido, el desarrollo del mismo por eso, me remito a dicha editorial. ¡Os estamos esperando allí a todos!

Otra de las grandes novedades, es la incorporación de Spanish Quest a Macedonia. Es una gozada ver la curiosa mezcla de personalidad que hay ahora mismo en la revista. Os invito a todos, desde ya, a que os deis un paseo por SQ. Realmente os podéis perder navegando por todo lo que este fanzine hermano de Macedonia tiene que ofrecer.

Para terminar, decir que este número se ha realizado bajo una presión muy grande desde el punto de vista de las fechas (plagadas de exámenes y / o trabajo) como de compromisos (tener el Off Line listo, aparición de SQ, de otras secciones nuevas y muy importantes como Teclados Fuera o Programación de Juegos, etc). Hay errores y cosas que se pueden mejorar. Y como se pueden mejorar, iremos actualizando este número durante todo el mes de marzo hasta que nos quede en condiciones. Para saber qué hemos actualizado, probablemente se habilite un enlace informativo.

Y ahora sí. Que disfrutéis del MACEDONIA 8 y, sobre todo, que disfrutéis con ése primer Off Line que tantos disgustos como alegrías nos ha dado. Y como "diría" uno de los nuevos Macedonios incorporados, Alejandro Santacreu, <<< Un Abrazo>>>. Quedamos aquí para el 9, ¿vale?.

Fernando Rodríguez
27 de Febrero de 1999.

Volver a la galería



Galería de Editoriales
a
MACEDONIA Magazine