Galería de Editoriales



Editorial de
Macedonia 9



Pese a que a lo largo de todas las ediciones de Macedonia siempre hemos hecho referencia a importantes objetivos conseguidos, no ha sido hasta este número cuando hemos logrado construir un equipo estable. En esta edición no ha hecho falta tener que estar pendiente de los miembros internos de la revista. Ni ha hecho falta, ni hubiera sido bueno el tener que andar detrás de todos y cada uno de las personas "desperdigadas" de Macedonia. Puede que al echar un vistazo a las estadísticas que publicamos en la sección de "Noticias Internas" y ver el descenso de más de un 10% del número de artículos respecto a la edición anterior, pueda parecer un paso atrás, sin embargo, los artículos del Macedonia 9 son artículos "reales", es decir, una constante mínima de lo que podemos ofrecer. Al fin cada una de las personas que se encarga de alguna tarea determinada en el equipo, no sólo cumple a la perfección su puesto, sino que elabora y ejecuta sus propias iniciativas. Y eso es lo mejor que nos podía pasar. La revista va cambiando poco a poco su personalidad. Se hace más variada y conforme a los gustos de la gente que integra el equipo, y la dirección se vuelve algo muy fácil, una tarea casi inexistente. Ha costado más de un año pero se ha logrado.

Y lo que más me ha chocado durante la elaboración de este número ha sido la realización de las ya mencionadas estadísticas. El elaborarlas me ha obligado a regresar a los primeros números de Macedonia, contemplar su diseño, su "espíritu", su personalidad... Ha sido realmente increíble la cantidad de defectos que he podido observar. La cantidad de cosas que antes no había visto y que ahora, después de todo este tiempo, saltan de forma alarmante a la vista. Pero lo que más me llama la atención de todo es la gente que, desde aquel mes de Octubre de 1997, decidió pasar a formar parte de Macedonia; un proyecto incierto y con ninguna garantía de éxito. Hubiera sido imposible, inimaginable, llegar a donde hemos llegado sin una colaboración como la que aquí se ha dado. Creo que esta revista puede ser un buen ejemplo para demostrar que aún es posible levantar grandes proyectos desde la nada pero con una fuerte colaboración o compromiso entre las personas. ¿Qué tiene Macedonia?, ¿voluntad, metas, seguridad, ilusión...?. No lo sé. Creo que mucho de todo en cada uno de los que formamos el equipo.

Y este número sale justo en el mes que todas las revistas más importantes del sector español y, en breve, del argentino y mexicano, comienzan a publicar el visor Off - Line. Simplemente, dar las gracias a la publicaciones que han decidido editar el Off Line. Llena de satisfacción ver a Macedonia en los Cd's de portada de las mismas. Ahora me vienen a la cabeza todos los inmensos problemas que pasamos justo después del verano, la pérdida de comunicación entre los miembros, la elaboración del Off Line, el cambio de diseño de la revista, la mala suerte que nos acompaño hasta que publicamos el número 7. ¡Qué pronto se olvidan los problemas!. Hubiera sido algo imperdonable tirar la toalla en esos momentos. Y también lo sería en el futuro que, a buen seguro, también tendrá sus dificultades. Al final, todos los problemas acaban superándose si hay compromiso.

Esta edición también cuenta con nuevas e importantes incorporaciones. Para empezar, Manuel Lao, buen amigo de Oscar García, pasa a formar parte del equipo llevando la tarea de Webmaster. Su trabajo, se verá justo después del verano, más concretamente, en el mes de Septiembre, junto a la salida del número 11 de la revista. Ya se está trabajando en la creación de un sistema de archivos coherente y de un diseño nuevo (si tenéis alguna idea interesante, comentárnosla sin dudar) mucho más profesional que el actual y flexible. Por otro lado, y gracias a la insistencia de David Isla, uno de las personas más laureadas de la escena española, Victor Vergara "Awesome", entra en el equipo Macedonia para realizar artículos relacionados con el mundo de la composición musical. Eso sin contar la incorporación de Ricardo Amil, un nuevo redactor que en este número ya abre fuego con el primer capítulo de un curso sobre el lenguaje ensamblador. Bienvenidos a los tres.

En fin, creo que ya está todo dicho. El número 9 es un número de estabilización. Algo parecido a lo que ocurrió cuando se editó el 6. Con el 9 se ha afianzado la segunda época de la revista y todos los proyectos que con ella comenzaron.

Nos despedimos entonces hasta el número 10, un número que, desde lo personal, será muy importante. Hasta luego.

Fernando Rodríguez
1 de Mayo de 1999.

Volver a la galería



Galería de Editoriales
a
MACEDONIA Magazine